Las Mujeres Radialistas Jënpoj nos sumamos al paro #9M

5 de marzo de 2020

Colectivo de Mujeres Radialistas Jënpoj

Mëkuktë, tëxyëjktë-yää’ytyëjktë, kiixy’unä’äjktë-mijxy’unä’äjktë, në’amukë në’akä’pxë:

Meets yä’ät wënmää’ny nmëëpy, ëxä’ät ääw ayuujk, tiy yë’ ku jate’n ja jujky’äjtën tyëk’atsy yää käjpkijxy, ku nëë’mën ku nukë yëkpapiky ja poopjää’y ja wyënmää’ny, ja akäts ja wyënmää’ny; kuts n’uk ejxën n’uk koo’ën sää atëm ja njujky’äjtën yää nyëknäjxyën, sääjaty ja jäjtk ja kupajtk; namay atëm të nmëyee’kyën ku n’ijxyën ku ja ntääk ukk ja ntääk’amëj yëktsiiky, ku ja nyëyää’y tsyiikyë uk ja myäjk tsyiikyë kyëxyë, ku ja yää’ytyëjk y’uuky jëts ja të’ëxyëjk tnëwä’äkë, mëjk yëktsaatsyë yëk’ayoojë ku jate’n ja tsë’ëkë yëktajujky’aty.

Najää’wë’am atëm ku may ja të’ëxyëjk ja nyëyää’y uk ja myëku’uk yëk’ëëkyëtë, jam yëkpoo’ttë, jam yëktsee’k’ooktë, jam yëkwantuntë yëktetuntë; sutsots ja jyaty kyupety, ja’ayë ja yää’ytyëjk y’ats tsumytsyëënë waanë jëts yëkmatstutkojmë, ka’ ja kajaa yëktakupety; jam ja të’ëxyëjk ja y’uu’nk y’unä’äjk tyäntë pënë jam jyättë kyupattë, ka’ap ja pën tjää’myetsy, ka’ap ja pën tmëjotmay’ëëky.

May ja jäjtën ja kupajtën, jam pën ja myeeny jënkääp kyapätëp kya’ejxtëp, uk jamts ja të’ëxyëjk nayëte’n ja akäts, määjaty ja tuntääjk yë nëwempët kutunk tyëktuny tmëëtëtë jëts ja ka’ yikxon yëk’atsoojëmpettë, ku ja amëxän kyayëkka’pyxykyajpyxy, ku ja nëky jam kyaka’pyxy, ku ja kë’ kyëxääjxë jëts ja këtsä’äxy jam kya’ejxkapyë ja pujx, ja’këjxp yëk’oojtë yëkmëkäjpxtë.

Kajaa yë wënmää’ny, kajaa ja jäjtk ja kupajtk yää atëm nyëknäjxyën ayuujkkäjp y’etjëëjty, jaa ja majää’y ja y’ana’mën ja y’akajpëntë, miti nëmp “wëntsë’ëkë ja mëku’uk jëts nayëte’n myëkwëntsë’ëkët”, yë’ tsojkëp jëts npatuu’në, jëts nmëjtuu’nën, jëts njanytsytyuu’nën, yë’ ëëts n’amëtëëpy, jëts nëtuki’iyë nay’ejxëyë’an, jëts ka’ ja natsyeekë nakyoxë xpëktä’äktët meets yää’ytyëjk, jëts ja uu’nk unä’äjk nayëte’n ëy tsuj xuk’ejxtët sutsoo akujk jotkujk nyëknäjxën yë jujky’äjtën yä näxwiiny yää näxkijxy, në’amukë në’akä’pxë.

Yë’këjxp ëëts ëxä’ät xëëw ëxaa kyëtä’äky, täxujk’ämp yä’ät po’, namyukëwyää’nëyëp ëëts yää Xaamkijxy, jëts ja käjpxmujkën, jëts ja wënmää’ny myukt, sutso ntsëjkyën ja npujx ja nkäjp, sutso ja të’ëxyëjktë, ja kiixy’unä’äjktë, jam ja mtsë’, jam ja m’utsy,  jam ja mtääk, jam ja mëjtääk, jam xtukmato’otët jëts mye’ntët jëts jyä’ätët yää määyjyëëjty.

Las que integramos el espacio de la radio comunitaria Jënpoj ubicada en la comunidad de Tlahuitoltepec donde hombres y mujeres Ayuujk colaboramos de manera voluntaria en este espacio radiofónico, donde nuestra palabra y pensamiento Ayuujk que nos heredaron nuestras madres y abuelas trasciende más allá de las fronteras para ser escuchadas.

Las mujeres que colaboramos en este medio de comunicación comunitaria, las saludamos con el corazón, somos compañeras diversas, madres de familia y jóvenes estudiantes, trabajadoras del campo y la tierra, cuidamos a l@s hij@s, escribimos en la lengua Ayuujk, prestamos los cargos comunitarios en Tlahuitoltepec. Anunciamos que decidimos unirnos al paro nacional este próximo 9 de marzo.

¿Porque nos sumamos al paro? Frente al aumento de la ola de violencia que enfrentamos las mujeres de todo el mundo y por los miles de casos por feminicidio, por mencionar los recientes casos de Ingrid y Fátima; saber que “10 mujeres son asesinadas al día”, consideramos urgente realizar acciones encaminadas al respeto entre hombres y mujeres. Sentimos el dolor que sufren las mujeres quienes viven en violencia. No podemos negar que en nuestras comunidades las niñas y las mujeres sufren violencia de género, la violencia ejercida hacia nosotras lo han venido viviendo nuestras hermanas, madres, tías y abuelas, se manifiesta de distintas maneras, física, psicológica, económica y sexual. Años atrás, nuestras madres y abuelas no tuvieron oportunidad de ir a las escuelas, eran escondidas, envueltas en petate, eran los hombres quienes tenían acceso a la educación, tampoco tenían acceso a recibir parte de la herencia de la tierra y otra de las situaciones que consideramos tristemente es que la mujer no podía escoger a su pareja, varias eran obligadas a juntarse con hombres que ni siquiera conocían. Anteriormente las mujeres no eran nombradas en los cargos comunitarios y tampoco eran reconocidas al entrar como autoridad en sus comunidades.

Por eso, nos organizamos para realizar un evento el día 8 de marzo, invitando a las mujeres para que participen, realizaremos un conversatorio, mas allá de hablar de violencia queremos realizar actividades de autocuidado para sentirnos bien con nosotras mismas, como utilizar la escritura para sanarnos, que yerbitas tomar para combatir la tristeza, porque sentir tristeza deviene de las tantas violencias que se viven cotidianamente, y que pocas veces podemos sentarnos a reflexionar, a contarlo, a sacar esas tantas tristezas que sentimos cuando vemos que miles de mujeres son asesinadas solo por haber nacido mujeres; nos cansamos de aguantar, de luchar día a día contra las injusticias, por eso, vamos generando espacios comunitarios de reflexión, y también queremos que los compañeros varones reflexionen sobre qué está pasando, cómo encontrar formas de relacionarnos sanamente, cómo cuidarnos entre nosotras y nosotros, porque la vida en comunidad, debiera ser armoniosa, y lo es, sólo que muchas veces se ocultan estos problemas que afectan a mujeres y niñas en nuestras comunidades.

Si en una comunidad indígena se presenta un caso de feminicidio los medios de comunicación no le prestan atención a la situación, no cubren la nota, se presenta solo como una nota roja, muchas veces se encubre la problemática como homicidio, estos sucesos no se dan a conocer. En los diferentes ámbitos de la vida cotidiana, se sigue manifestando la violencia física, mujeres golpeadas por sus maridos a causa del machismo, jóvenes embarazadas abandonadas por sus novios, niñas y adolescentes violadas por hombres desconocidos que muchas de las veces no se denuncian por miedo, o si bien, este se denuncia quedan impunes, casos sin resolverse y hoy día los hombres andan libres, por eso decidimos alzar la voz porque no queremos quedarnos calladas, nos toca a nosotras contar lo que vivimos y sentimos, porque nos duele el solo mirar y sentir el dolor que han sufrido muchas mujeres, nos cuestionamos ¿A quién le corresponde hacer justicia? ¿Cuánto más vamos a callar, por nuestras compañeras quienes han sufrido violencia?

Queremos ausentarnos en este día para reflexionar, platicar y hacer sororidad junto con nuestras familias, hermanas, amigas, compañeras de trabajo, dejaremos nuestro trabajo y la labor que hacemos en la cotidianidad para visibilizar nuestra ausencia. Las mujeres quienes vivimos y convivimos en nuestro territorio Ayuujk queremos que nos respeten como seres humanos, que respeten nuestras decisiones, sabemos que muchas mujeres son asesinadas por defender la tierra, los bosques, los ríos, por defender la vida. A las mujeres se nos discriminan por nuestra lengua materna, el color de la piel y por ser indígena, llevamos viviendo con miedo e inseguridad y el estado no nos garantiza protección y seguridad cuando es su obligación el garantizar las leyes necesarias promoviendo el derecho de las mujeres y aplicarlas.

De esta manera expresamos nuestro sentir no sin antes comentarles que la labor que estamos haciendo dentro de la radio, ha sido para fortalecer nuestras capacidades y que a través de nuestra palabra se defienden los derechos de las mujeres, por lo tanto el proyecto que se sembró desde el año 2009 y que ha venido caminando hasta ahora fue posible por la iniciativa de las dos compañeras Lilia y Carolina y que hasta ahora seguimos en este proceso de trabajo.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios